viernes, 25 de abril de 2008

10 años sin el ciudadano OCTAVIO PAZ

Octavio Paz, que procedía de la izquierda mejicana, con los años fue convirtiéndose en un fustigador implacable y lúcido del sectarismo y la ortodoxia dogmática marxista de la misma desde posiciones cada vez más próximas al liberalismo cívico que ponía en el centro de la lucha política la defensa de las libertades públicas y los derechos humanos y que le alejaba totalmente de aquellos intelectuales europeos e iberoamericanos que seguían viendo en la URSS o en la cuba del dictador Castro una via para la liberación de los pueblos.

Esto le valió, especialmente en los años sesenta y setenta el ser tildado de fascista por los estalinistas de todo pelaje. A pesar de ello Octavio Paz nunca renunció a participar en el debate respetuoso, serio y profundo con la izquierda, o con las izquierdas, sobre los grandes temas: la URSS, China, Cuba, la herencia del socialismo, el sentido de la libertad, el papel del Estado, la idea de Revolución,etc...mediante conferencias, reuniones y, especialmente, dirigiendo la mítica revista VUELTA ( precursora de la actual LETRAS LIBRES), y en ello fue acompañado de figuras de la izquierda mundial no dogmática como Cornelius Castoriadis, Ferenc Fehér, Agnes Heller, Ivan Klíma, Leszek Kolakowski, Norman Manea, Adam Michnik, Czeslaw Milosz, Tatyana Tolstaya, Hugh Trevor-Roper, Daniel Bell e Irving Howe, entre otros...

Octavio Paz, que nunca se mordía la lengua a la hora de respònder a los ataques de los dogmáticos decía:

"En la jerga estalinista, heredada por varias sectas de izquierda, todo el que luchó contra la esclavitud, la tortura, la censura y la tiranía, es automáticamente fascista. O sea: un fascista es aquel que luchó contra esos horrores en todas partes, en lugar de distinguir entre tortura de derecha y tortura de izquierda o entre esclavitud progresista o esclavitud reaccionaria. En esta lógica, a personas que fueron víctimas tanto del nazismo como del comunismo se les ha llamado una y otra vez fascistas. Para todos esos estalinistas, maoístas, castristas, que lamentan con histeria el derrumbe de las tiranías comunistas, fascistas equivale aproximadamente a liberal. Según ese criterio; Koestler, Silone y muchos otros defensores de las libertades cívicas y de los derechos humanos fueron fascistas. Denunciamos ante la opinión pública mexicana ese mal disimulado residuo de la mentalidad y de la actitud estalinista, en gente que no ha aprendido nada...".

Al final de su vida, a pesar de la caída del Muro de Berlín y la adopción casi universal de los valores democráticos que había predicado, Paz se sentía desencantado. Lo cierto es que Paz ganó muchas batallas (la del público lector, y la más amplia de la libertad y la democracia), pero la batalla más importante para él en términos biográficos, la del entendimiento entre una izquierda cívica y un liberalismo abierto, la perdió.

Su lucha sigue hoy tan viva como nunca y un partido como Ciudadanos debería ser la expresión mas evidente de la convergencia entre su liberalismo y un sentido de la izquierda lejos de todo dogmatismo y relativismo.


Como homenaje , reproduzco la larguísima entrevista que el añorado periodista Soler Serrano, le hizo a finales de los setenta en su programa A FONDO.

Entrevista 1



Entrevista 2



Entrevista 3



Entrevista 4



Entrevista 5



Entrevista 6



Entrevista 7



Entrevista 8



Entrevista 9



Entrevista 10



Entrevista 11



Entrevista 12

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por la recuperación de la memoria de Octavio Paz a traves de esta gran entrevista.

Ramón dijo...

Me encanta esta entrevista a Octavio Paz.